HISTORIA DE HERETAT DE SOLER

Bienvenidos a Heretat de Soler, empresa familiar, que se dedica a la elaboración, distribución y comercializacion de productos de pastelería dulce y salada así como de pastas típicas y turrones del cinturón de la Sierra de Mariola. Desde 1850 esta casa elabora de singular y extraordinaria calidad sus productos artesanalmente desde la selección de la materia prima hasta su distribución.

LEITMOTIV Valentiae anno 1601 “La miel que en el campo de Biar se produce es de suprema calidad y tan abundante que todos  los años, por la excelencia que tiene, se envían vasijas llenas de ellas a los sumos pontífices.”  Como en este citado texto se puede observar la alta estimación de los sumos pontífices no era menor en los artesanos turroneros de la época  sino que, adquirían esta riquísima  materia prima para elaborar este preciado producto en el cual heredamos de la presencia árabe en estas tierras levantinas.

En 1850 Francisco Soler Verdú natural de Jijona gran conocedor de este producto y dado a la  preocupación por la calidad de la materia prima se desplaza a Biar e introduce en esta villa un obrador en el cual se denominó Turrones Francisco Soler Verdú, no solo realiza este típico dulce típico sino que también durante años elaboraban el oficio de la cera, por la materia prima de la miel. Calles como Luis Ferriz, Mayor y la Barrera fueron por donde pasó en un principio dicho obrador.

Villa de Biar, principios siglo XXPanorámica de la Villa de Biar, principios del siglo XX

Luis Soler Parra adquiere los mismos compromisos que su padre continuando con el oficio, más tarde se casa con Ángela Molina instalandose el obrador en la calle barrera nº57 hasta  nuestros días, tienen 6 hijos Antonio, Mateo, Julio, Francisca, Josefa e Iluminada al poco tiempo muere Luis Soler Parra y el obrador cambia de nombre a Viuda de Luis Soler Parra. No obstante el empeño y el buen hacer de este producto en el año 1880 pasa a ser Proveedora de la Real Casa.

Antonio Soler Molina
Antonio Soler Molina

A principios del siglo  XX Antonio Soler Molina como gestor de la empresa  junto a sus hermanos Julio y Mateo, con un tratamiento exquisito de la materia deleitaron a sus clientes con mas de unas deliciosas y placenteras navidades de este típico dulce tanto fue así que llegaron las exportación tal y como lo explica el diseño de las cajas que realizaron la Fábrica de Turrones y Dulces Antonio Soler Molina por el haz con la importancia que tenía la miel de Biar con este producto y en el en ves con la estampa del descubrimiento de Cristóbal Colon y con los escritos en ingles simbolizaba la salida de este producto al mercado internacional.

Caja de turrón principios del siglo XXI
Caja de turrón principios del siglo XXI

La fábrica de turrones y dulces Antonio Soler Molina se moderniza con la llegada de maquinarias y pasa con las iniciales de los apellidos de la generación siguiente con el nombre de Turrones y Dulces SOLMAR con la gerencia de José Soler Martínez junto con sus hermanos Margarita y Luis, a pesar de los años tan duros que azoto España la empresa amplia sus conocimientos con la confitería y en la especialización de otros productos como trufas, nueces al fondant y empiñonados.

Artesanas elaborando nueces al fondant en los años 60Artesanas elaborando nueces al fondant en los años 60

El arte pastelero es implantado por José Soler Albero en 1977  con el apoyo incondicional de sus hermanos Amparo, Antonio y Margarita, conocidos bajo el nombre de la sociedad Hijos de José Soler Martínez S.L  finos diseños en orden clásico decoran sus tartas con sabores de trufa, nata, moka en el cual embelesaban las tardes de cualquier anfitrión, durante más de 30 años han sabido transmitir lo que en su días sus ancestros recogieron de este magnifico lugar situado en las estribaciones de la sierra de la Mariola con la elaboración artesana de las pastas típicas y como no de ese bien preciado llamado turrón.